Lo cotidiano puede haber convertido tus rutinas de consumo hogareño en una fábrica tanto de desperdicios, como de emisiones que impactan al medio ambiente. Sin embargo, ahora que está al alcance de tu mano la información relativa a ese daño involuntario, puedes sumarte a la ola de nuevas tendencias ecológicas.

Transformar tus hábitos en acciones que te permitan tener un hogar sostenible, al mismo tiempo que mejoras tu calidad de vida, es simple, cada pequeño cambio que hagas cuenta, honrarás tu compromiso con el futuro y darás ejemplo de responsabilidad, con un uso más consciente de los recursos naturales.

Un hogar sostenible e incluso un ambiente de trabajo adaptado a esa responsabilidad ambiental, puede lograrse si incorporas a tus rutinas cualquiera de las opciones que actualmente existen. La lista de pequeñas acciones, adaptables a tu personalidad y estilo de vida, es infinita.

Experiencias motivadoras

Un ejemplo es el programa Ilumina tu Vida ejecutado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y una empresa privada. Ellos generaron acciones para promover la energía eficiente y sostenible en comunidades de bajos ingresos en Perú, Colombia, México y Brasil, sólo incorporando la iluminación LED en el alumbrado público.

Otro caso de éxito, para generar un ambiente sostenible, es el programa implementado por 30 comunidades de Alaska (EEUU), donde, desde 1998 están prohibidas las bolsas plásticas, las comunidades aprendieron a convertirlas en tiras y tejerlas para fabricar objetos útiles con ellas (mochilas, carteras, canastos, entre otros).

Esas acciones motivadoras influencian tanto a otras comunidades, como a individuos, para sumarse al contingente de otros pequeños hábitos que podemos enumerar para que, desde tu hogar sostenible, se sigan sumando voluntades a esta responsabilidad ecológica:

Ahorra agua

– Carga completa tu lavadora y tu lavavajillas

– Cierra el grifo mientras te lavas las manos o te cepillas los dientes

– Usa ducha en lugar de bañera

– Implementa sistemas de captación y reutilización del agua de lluvia

– Instala dispositivos perlizadores para grifos.

– Da preferencia al mecanismo de doble descarga para inodoros

– Repara y da mantenimiento a grifos con goteos o fugas

Modifica el consumo de energía eléctrica

– Conecta al toma corrientes sólo aparatos eléctricos que estés usando

– Ten bombillas de bajo consumo, LED o instala paneles solares

– Evita usar el microondas para descongelar

– Utiliza olla de presión

– Aprovecha la luz del sol al máximo

– Haz uso de toda la ventilación natural que puedas

– Utiliza lavavajillas con alto grado de eficiencia energética

Reutiliza

– Customiza la ropa

– Utiliza bolsas de tela para tus compras

– Dona los juguetes

– Transforma los envases que vacíes en otros elementos útiles (recipientes de cocina, estuches…)

– Utiliza las hojas de papel por ambas caras

– Convierte tus desechos de la cocina en abono

Cambia hábitos de compra de víveres

– Prefiere productos locales

– Consume frutas y verduras ecológicas, cultivadas sin fertilizantes sintéticos o transgénicos

– Infórmate sobre las frutas y verduras de temporada

– Reduce el consumo de alimentos y bebidas con alto contenido de azúcar o preservantes

Contribuye al reciclaje

– Cuando tus aparatos terminen su vida útil, llévalo al punto correcto

– Haz recolección separada de tus desechos

– Evita los productos desechables

– Da preferencia a los empaques biodegradables

– Promueve la información y mecanismos de reciclaje en tu entorno

– Repara en lugar de descartar los electrodomésticos

Un Hogar sostenible, inicia por la creación de hábitos que promuevan la responsabilidad ecológica. Cada pequeña acción genera un gran efecto en el entorno y finalmente en la conservación de los recursos. Hacerte parte de esta tendencia, aunque implica un mínimo esfuerzo, contribuye al compromiso.